Radiolavozdecristo.com 2014

La preferida del pueblo de Dios 1430 AM

Dios es don total y no pide nada a cambio

Dios es don total y no pide nada a cambio. Se trata de aceptar el dinamismo de Dios que a través nuestro tiene que llegar a todos.

LECTURA DE LA BIBLIA

Mateo 22: 34-40

34 Entonces los Fariseos, oyendo que había hecho callar a los saduceos, se juntaron a una.

35 Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo:

36 Maestro, ¿Cuál es el gran mandamiento en la ley?

37 Jesús le dijo: Amaras al señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

38 Este es el primero y grande mandamiento.

39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

REFLEXIÓN SOBRE LA LECTURA

Amar a Dios y al prójimo

De nuevo los Fariseos quieren hacer caer a Jesús en contradicción y le preguntan sobre el precepto más importante de la ley. En ese entonces, los preceptos eran 613. Jesús da una respuesta admirable: “Amar a Dios y al prójimo”.

No son los preceptos, normas, reglas y leyes los que nos conducen a Dios, sino el amor. Con el amor de Dios somos capaces de demostrar amor a quienes nos rodean.

Para Jesús, el amor significa ponerse al servicio de los demás, y a través de ese servicio, mostrar el amor infinito de Dios Padre.

ORACIÓN

Señor, ayúdame a tener amor y misericordia con mi prójimo para que mi amor hacia ti sea verdadero.

CONTEXTO DE LA LECTURA:


El Evangelio según San Mateo está en el cuarto gran discurso de Jesús, que bien podría titularse: “Instrucción sobre la vida en comunidad”. La lectura trata de la praxis que debe tener la comunidad eclesial con aquellos que, en su seno, no caminan en comunión con ella, pecan públicamente y se niegan a escuchar la corrección de los hermanos en la fe. El pecado del que se habla no es una ofensa personal, sino un pecado que aleja al hermano de la comunidad.

Recordemos que lo que más le interesa a Jesús en sus instrucciones -según el evangelista Mateo- es inculcar principios de vida, de los cuales se desprende luego toda una serie de actitudes y comportamientos.



LECTURA BÍBLICA: Mateo 18:15-20


15“Si tu hermano te ofende, ve y corrígelo, a solas tú con él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano. 16 Si no te escucha, toma todavía contigo uno o dos, para que todo asunto quede zanjado por la palabra de dos o tres testigos. 17 Si no quiere escucharles, díselo a la comunidad.


 Y si hasta a la comunidad no quiere escuchar, sea para ti como el gentil y el publicano. 18 En verdad les digo: todo lo que aten en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra, quedará desatado en el cielo.  19 También les digo que si dos de ustedes se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre, que está en los cielos. 20 Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”



REFLEXIÓN:

Jesús nos enseña sobre la actitud que debemos tomar cuando enfrentamos situaciones difíciles en la vida comunitaria; particularmente cuando se sabe que un hermano lleva una vida fuera de los criterios de vida de un discípulo de Jesús. Para Mateo, todos son responsables de todos y cada uno es como el rostro del Padre celestial, responsable y amoroso con todos sus hijos.  En el texto se da énfasis a nuestro “hermano” y como tal hay que seguir tratándolo, por eso la repetición de la frase “hermano”.


Luego, se describe el camino recomendado para que un pastor traiga de nuevo la oveja a su casa. No perdamos de vista que lo que se busca, ante todo, es su salvación: “Si te escucha, habrás ganado a tu hermano”.

La unidad de la comunidad expresa la comunión perfecta con Jesús viviente en medio de ella, teniendo un “mismo sentir”. Las palabras de Jesús: “Allí estoy yo en medio de ellos.” (18:20)  ¡Esta sí que es una verdadera comunidad!



ORACION


Aquí me tienes Señor con las manos vacías recordando que tú eres rico en misericordia.

Dame un corazón nuevo, dame tu propio corazón, para que yo pueda cambiar mis palabras y mis actitudes.

Al que me golpea y me hiere yo le abriré mi mano de donde florecerá el perdón. Frente a las debilidades y caídas de mis hermanos que no me comporte como juez; sacaré de mis ojos el tronco que me impide ver los tesoros escondidos que hay en ellos. Amén.

Instrucciones sobre la vida en comunidad

mas