Radiolavozdecristo.com 2014

La preferida del pueblo de Dios 1430 AM

Confianza en uno mismo


El mundo de hoy nos ha vuelto inseguros, inestables, hasta cierto punto desconfiados e  irresponsables. Muchos elementos contribuyen a que esta situación se generalice y perdure por largo tiempo. La soledad, el ruido, el afán desmedido de riquezas fáciles, el inmediatismo, el disfrute del momento. ¡Todo tan pasajero y tan vacío!


Lo que en las ciudades nos hace audaces, en los campos y provincias se traduce en desconfianza, en miedo y en baja autoestima.

También la violencia familiar o la falta de papá y/o mamá nos han privado de un crecimiento normal que responda a retos y desafíos, hoy inéditos y cada vez mayores.


Elizabeth, es una niña de provincia que ha sufrido los efectos de la migración y la falta del calor familiar. Sus padres han emigrado al extranjero y ella ha quedado al cuidado de su abuela, intercambiando actividades de campo con pastoreo de ovejas.


Atiende a sus cosechas, cuida de sus borregos y se da tiempo para practicar lectura y escritura. Ella ha superado temores, miedos y afronta el estudio con verdadera pasión.

Mirad: la virgen está encinta

Lectura del libro de 1salas 7, 10-14

En aquellos días, el Señor habló a Acaz:

–«Pide una señal al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo.»


Respondió Acaz:


–«No la pido, no quiero tentar al Señor.»

Entonces dijo Dios:

–«Escucha, casa de David: ¿No os basta cansar a los hombres, que cansáis incluso a mi Dios? Pues el Señor, por su cuenta, os dará una señal:

Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa "Dios–con–nosotros".»


Palabra de Dios.


EVANGELIO


Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo

Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 26-38

A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.


El ángel, entrando en su presencia, dijo:

–«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tú eres entre las mujeres.»

Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.


El ángel le dijo:

–«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»


Y María dijo al ángel:

–«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»


El ángel le contestó:

–«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.

Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»


María contestó:

–«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»

Y la dejó el ángel.


Palabra del Señor.

Primera Lectura

mas

mas